Los Berengueles o Punta del Vapor

Buceo La Herradura - Marina del Este

Los Berengueles o Punta del Vapor es una inmersión que nos encontramos en la esquina Noreste de Marina del Este. Un montículo montañoso que penetra en el mar, formando unos pequeños acantilados juntándose con el espigón del puerto, son los causantes de esta bonita inmersión. Es una de las inmersiones de Marina del Este, más usuales junto al Roqueo de los 14, de la cuál hablaremos en otro momento. Estas dos salidas, son nuestras inmersiones estrella que tenemos en Marina del Este para nuestros cursos y bautismos de buceo.

Es una inmersión bastante fácil que hacemos desde playa (infantería), ya que prácticamente es seguir el acantilado y cuya profundidad máxima es de -18 metros. Es muy recomendada para aquellos buceadores que no tengan mucha experiencia o bien su titulación no les permite bajar más de -18 metros como son los Open Water

Entramos al agua por la mitad de la bahía donde encontraremos un fondo de arena, ya que si entramos muy pegados a la pared de la izquierda encontraremos en cuanto entremos un fondo de piedras a muy poca profundidad, de esta forma evitaremos apoyarnos con nuestras aletas y aletear sobre estas piedras, evitando el mayor daño posible. Cosa que tendremos en cuenta a la hora de salir del agua cuando finalicemos nuestra inmersión y que nos dará una mayor facilidad a la hora de salir del agua con nuestro equipo puesto.

Una vez que entremos al agua nos desplazamos unos metros por superficie en dirección Sur para poder coger algo de profundidad a la hora de descender. A pocos metros de la playa ya tendremos una profundidad de unos -5 metros. 

En esta primera parte, nos vamos a encontrar un pequeño roqueo el cual vamos a tener a nuestra izquierda. Ya desde que empezamos la inmersión por este roqueo podremos ver estrellas de mar, castañuelas, fredis, sargos, mojarras, serranos, rascacios, algún pequeño mero y muchas especies más. A nosotros particularmente,  siempre nos gusta ir a la ida por la parte en la que el roqueo se une con la arena a unos -7 metros de profundidad, para poder observar los lenguados semi enterrados en la arena o si tenemos suerte algún rubio y a la vuelta por encima del roqueo. 

Siguiendo ese rumbo alcanzaremos la zona del pequeño acantilado, que seguiremos siempre manteniendo a nuestra izquierda, en cuya pared a la vuelta a unos -3 metros podremos ver el increíble coral naranja

Muy pronto llegaremos a los 12 metros rodeando una gran roca procedente de los desprendimientos, decorada con unos bonitos espirógrafos y una bonita gorgonea morada. Esta gran piedra tiene una pequeña caverna con multitud de vida, incluso podemos ver alguna puesta de calamar en los meses a partir de marzo.

Una vez que bordeamos esta piedra el rumbo cambia a Este-Nordeste, encontrándonos una planicie de arena fina a unos –15 metros de profundidad y un poco más adelante podremos ver dos grandes rocas, alcanzando los –18 metros, que será la cota máxima de esta inmersión, conforme vayamos siguiendo podremos observar como la profundidad irá disminuyendo progresivamente hasta volver a llegar a los -14 metros aproximadamente. 

En esta parte de la inmersión veremos un cambio de la arena fina, a un rico cascajo en el que es muy frecuente ver pulpos, cerianthus, rubios y si tenemos suerte podremos ver alguna urta o nacra.

Cuando llegamos a esta parte en la mayoría de las inmersiones algún miembro del grupo nos marcará los 100 bares, por lo que nos daremos media vuelta. Avanzando con la pared a nuestra derecha, empezaremos a ascender un poco y  iremos buceando sobre un fondo de piedras. Esta parte de la inmersión es muy bonita ya que iremos buceando entre cardúmenes de castañuelas, bogas, salemas, sargos..

 

Iremos pendientes a las pequeñas cuevas que se forman, ya que es muy frecuente ver algún mero, pulpo, serránidos entre otros.

En esta pared podremos observar el bonito coral naranja, que como podremos ver tapiza grandes zonas.

En todo nuestro recorrido de vuelta podremos ver erizos de diferentes colore, anémonas y si tuviésemos mucha suerte y muy buen ojo algún caballito de mar, además de una  gran variedad de nudibranquios como la flabellina, de los cuales haremos hablaremos muy pronto en otro artículo en nuestro blog.ç

Dejaremos el acantilado a nuestra derecha para aproximarnos a la playa donde terminaremos nuestra inmersión.